Juegos Olvidados #1 – Turtles III – Radical Rescue

Vamos a comenzar con unos post dedicados a juegos que han sido bastante olvidados por el tiempo, y por supuesto, no hablamos de juegos malos, si no de lo contrario, juegos muy destacable que por distintas razones ya poca gente lo recuerda, y es el momento de que se empiece a recordar.

Si bien hay muchos juegos de la Game Boy que a día de hoy se recuerda con mucho cariño, como la saga Super Mario Land, Pokémon entre otras, en cambio otras con el paso de los años se ha ido olvidando hasta quedar en el recuerdo de muy pocos, ¡y eso no puede suceder!, y por ello, vamos a comenzar con uno de mis juegos preferidos que con mucha sorpresa veo que no es muy recordado, el famoso Turtles III – Radical Rescue el tercer juego de las tortugas ninja de una trilogía que si bien sus primeros dos juegos pasaron sin pena ni gloria por ser juegos bastante mediocres, el tercero dio un giro tan radical como su titulo, convirtiéndose en un metroidmania de las tortugas.

Y si, no estoy engañando de ningún modo, en los 90 teníamos un metroidvania de nuestras queridas tortugas en la portatil de nintendo, dado que era un mapa bastante amplio y explorable, que según localizaciones íbamos a necesitar una tortuga u otra, que esa es otra cosa, comenzábamos con Michelangelo, y a medida que avanzábamos en el juego, tendríamos que ir liberando a las otras, haciéndonos recorrer zonas ya exploradas para ir consiguiendo los nuevos item como los de mejora de vida, o encontrar un nuevo camino que explorar.

La historia de las Tortugas Ninja es que Shredder captura a Leonardo, Rafael y Donatelo y Michelangelo la única tortuga que no ha sido capturada va en busca de salvar a sus 3 compañeros junto a la periodista O’neil y Splinter, maestro de las tortugas ninja.

Ya de primera entrada vemos la calidad del juego cuando podemos observar que gráficamente supera por mucho sus dos anteriores entregas, encogen los sprite respecto a las anteriores pero con ello mejora y mucho tanto en paisajes como en movimientos, ya que como un buen metroidvania necesitaremos la ayuda de las otras tortugas para ir avanzando en la aventura, puesto que cada una tiene sus propias habilidades especiales.

Michelangelo la primera tortuga que tomaremos contacto, puede usar sus nunchakus a modo de aspas y planear, haciendo posible que llegue a sitios que con un salto normalmente no llegarias, Leonardo, taladra el suelo con su espada ya que realiza una espiral que taladrará las zonas donde el suelo al pisarlo se escuche de manera distinta (como pisando un suelo mojado), Rafael se metera en su caparazón y eso nos ayudara a entrar por sitios estrechos que antes era imposible, y por ultimo, Donatelo podra escalar las paredes.

El mapa es bastante amplio y nos tocara en muchas ocasiones pasar por zonas en la que ya hemos estado anteriormente, ya sea para desbloquear objetos para otorgarnos más vida, como para encontrar nuevos caminos haciendo que necesitemos algunas horas para poder llegar al enemigo final, y el juego tiene un sistema de password y este sera visible pausando el juego.

En temas de enemigos finales, el juego anda bien curtido pues nos enfrentaremos a figuras icónicas de la serie, así como un enfrentamiento contra Shredder que ya aviso, no sera nada fácil algo que no se puede decir de otras entregas, donde Shredder es relativamente fácil.

Sin duda alguna ese parón de dos años que tuvo la entrega respecto a las anteriores, dado que el primer juego (Fall of the Foot Clan) salio en 1990 seguido un año después por su segunda entrega (Back from the Sewers) y finalmente esta tercera entrega sacada en 1993, que se ve que lo replantearon y cambiaron la formula, quedando un juego realmente maravilloso, pero que curiosamente a día de hoy esta olvidado, no se si es por causa de sus dos anteriores entregas que no destacaron entre el catálogo de la Game Boy, o ha sido porque las tortugas ninjas no están en el mejor de sus momentos (después de las películas en carne y hueso que bueno, no han sido tan buenas) pero merece y mucho la pena recordarla y jugarla si tienes la posibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *